miércoles, 24 de marzo de 2010

Cenizas.

Sobre la arena, y cerca de aquel mar, todas las veces el mismo, todas las veces diferente, esa tarde, sin saberlo y sin creerlo, mentí una vez más:

Ven, vamos a encender el fuego.
¡Que las llamas suban hasta el cielo,
cuando en ellas ardan,
tantos errores, ...y tanto miedo!

Cuando ellas se unan a las estrellas,
marcarán un camino.
Y amanecerá sobre las cenizas,
de aquello que fué, pero no ha sido.

Ven, que tu tiempo corre, y el mío se acaba.
Vamos a caminar, hasta que atrás, quede la pena.

.

5 comentarios:

  1. ¿Por que será que el hombre (en genérico) no puede dejar de mentir ni aún cuando se propone no hacerlo?

    ¿estaremos enfermos de falsedad?

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Para que la mentira sea convincente hay que creerla antes...

    ResponderEliminar
  3. Aquello que fué pero no ha sido no puede arder precisamente por no haber sido y también por eso es imposible dejar atrás la pena de lo que fué sin ser.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  4. Dragón: Yo diría que no hay verdades universales. Y es casi lo mismo...
    Mechi: absolutamente, superconvencido, de que es como uno cree.
    Tisbe: Aquel fué un amanecer gris, en el que no brilló el sol. Fué un amanecer, pero querías ver el sol salir. Fué amor trágico, y no feliz. Fué amor, pero querías que te llenara de dicha.

    ResponderEliminar

Letra chica

Aqui solo escribo ficción, y cualquier similitud o coincidencia con la realidad, solo es casualidad. ¿Quien puede decir cuando realidad y ficción se parecen? ¿Cuando coinciden? Yo solo diré que jamás he logrado separar la una, de la otra...

Entre el cielo y el infierno.

Mi foto
Voy por la calle de los sueños...